Comentarios
  • El calor los vuelve protagonistas en las elecciones del dulce final de las comidas o en el plan de las salidas para recorrer la ciudad. Pero a los clásicos sabores helados que ganaron el gusto de los argentinos se les suman nuevas propuestas frías que luego de quince años han vuelto a aparecer. Son los helados de yogurt, que se hicieron famosos hace años (en los ochenta) en la esquina de Rodríguez Peña y Santa Fe, y que ahora vuelven de la mano de distintas propuestas, especialmente por la cool zona de Palermo.
  • Este producto, además de ser rico, tiene muchas menos calorías que un helado regular. El precio promedio va de 10 a 15 pesos según el tamaño del vasito, que no es comestible.
  • En Top it, el yogurt frozen es una receta propia: liviano, refrescante, con un toque ácido. La clave es la calidad del producto ya que cuenta sólo con dos sabores (clásico y estacional) para combinar con más de 20 toppings. El local (Gorriti 4721) tiene una estética original, mobiliario e iluminación diseñados para complementar la experiencia de degustar el producto.
  • Zog (Costa Rica 4560) ofrece la posibilidad de hacer combinaciones con diferentes toppings como frutas frescas, cereales y golosinas. En la barra se pueden pedir licuados, limonadas y tés fríos diseñados por Inés Bertón.
  • Pinkfrost, el local de Maure 1884, ofrece una versión de yogurt natural. Entre las saborizadas hay frutales y hasta chocotorta. Acá también vale el topping.
  • Más datos www.topit.com.ar
  • www.meencantazog.com.ar
  • www.pinkfrost.com.ar
  • TIPS
  • Es saludable
  • Se asocia con estar in y ser moderno
  • Es descremado
  • Tiene 40 % menos calorías que el helado
  • Sin grasas trans
  • Tiene cultivos vivos que ayudan a la digestión
  • Viene en tacita de tergopol: ojo, no se puede comer el vasito
  • El diseño de los locales es tan importante como el producto.
  • Están en Facebook y Twitter

http://www.lanacion.com.ar/1354933-helados-y-algo-mas

blicker.belinda@mailxu.com