Comentarios
  • Parece una fija: el helado preferido de los argentinos es el dulce de leche. Muchas dudas no caben, pero ahora lo confirma una encuesta.
  • “Los heladeros tradicionales intuíamos que los argentinos son muy conservadores a la hora de consumir helados. Ahora lo confirmamos con estadísticas”. La frase pertenece al director de Los Amores, una heladería argentina que tiene 90 locales repartidos en seis provincias, además de la Capital, y que realizó un estudio donde se concluyó que el sabor más elegido es, lejos, el dulce de leche, con un 18,46% de las ventas. Le sigue la frutilla con un 5,9%, y luego el chocolate, el granizado y el limón.
  • Otros dueños de heladerías concuerdan. Norberto Romero, de Rigolatto, asegura que los argentinos consumen mucho helado: “Soy heladero desde 1978 y en ese momento no había tanta variedad para elegir. Y ahora, pese a la gran oferta, inclusive la gourmet (ver Gustos raros…), siempre el cliente que lleva un vasito pide que se le incluya una bocha de dulce de leche o de chocolate”.
  • Gabriel Romero, de Avanti, cuenta que en su negocio, seis de cada 10 clientes eligen el dulce de leche. Y agrega que otras variedades muy solicitadas son frutilla, vainilla y chocolate. Su sobrina, Cecilia Romero, cree que el dulce de leche se consume mucho “porque se trata de un sabor muy argentino”. El gusto que lidera las ventas, se prepara de distintas maneras. Se vende solo o el del tipo dulce de leche granizado, con nuez, estilo brownie o bombón.
  • En la sucursal de Palermo Hollywood que tiene la Heladería Modena, el dulce de leche arrasa en ventas, y su dueño, Claudio Díaz, tiene una teoría: “Las personas desde chicas en sus casas comienzan a ver el dulce de leche todos los días en la heladera y van creciendo en compañía de ese sabor, por lo que cuando una mamá le pregunta a su hijo qué quiere, el nene viene con la idea del dulce de leche”.
  • En las distintas ciudades del país y con las altas temperaturas que reinan, el helado es un salvavidas al que acuden los argentinos para refrescarse y hacerle el aguante al calor. Habrá que ver si en este verano 2010, el dulce de leche sigue aumentando su diferencia contra sus competidores o si la frutilla y el chocolate se acercan y le disputan el podio.
  • http://edant.clarin.com/diario/2010/01/18/sociedad/s-02122187.htm
galkin@mailxu.com